Condiciones en el trabajo

Condiciones en el trabajo
Por condiciones de trabajo entendemos cualquier aspecto en el trabajo que pueda repercutir negativamente en la salud de los trabajadores, entendiendo desde aspectos ambientales, tecnológicos, de organización y ordenación del trabajo.

Puede que en nuestro trabajo tengamos contacto con sustancias nocivas, materiales o máquinas peligrosas o estar sujetos a exigencias físicas extremas o a condiciones ambientales y climáticas perjudiciales para nuestra salud. Todo esto es posible evitarlo y en este ámbito la Ley de Prevención de Riesgos Laborales define como condición de trabajo a cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y la salud del trabajador.

A este respecto hay que hacer especial hincapié en:
  • Las condiciones generales de los locales, instalaciones, maquinarias, y demás herramientas existentes en el centro de trabajo
  • Los distintos agentes físicos, químicos y biológicos y sus correspondientes intensidades y concentraciones
  • Los protocolos de uso y utilización de estos agentes
  • Todo aquello restante del trabajo incluidas su organización y ordenación que puedan ocasionar un riesgo para la salud de los trabajadores.
No hay que olvidar tampoco el modo en cómo se presta el trabajo, es decir, los tipos de contratos, jornada, reparto de tareas, etc. Todos estos factores influyen en la salud laboral de los trabajadores y conforman también las condiciones en el trabajo.

Podemos especificar a qué tipo de peligros y riesgos nos referimos:
  • Riesgo químico: peligrosidad de las sustancias químicas
  • Riesgos psicosociales: corresponde a una mala organización del trabajo. Perjudican la salud de los trabajadores causando estrés convirtiéndose en enfermedades cardiovasculares, respiratorias y hasta mentales.
  • Lugares de trabajo: los sitios físicos en los que trabajamos, es decir, los edificios, condicionan la salud de los trabajadores, dependiendo de su ubicación, diseño, material, estructura,…
  • Equipos de trabajo: éstos han de ser fiables y seguros, siendo el objetivo el hacer más fácil y cómodo nuestro trabajo y no suponer un riesgo para nuestra salud.
  • Riesgo biológico: prevención en evitar la exposición que pueda originar cualquier tipo de infección, alergia o toxicidad.
  • Riesgo eléctrico.
  • Incendio y explosión: prevención, detección y extinción han de ser los principios básicos, así como la evacuación de los edificios.
  • Iluminación: tener mala iluminación puede provoca cansancio, fatiga ocular, dolor de cabeza, estrés y accidentes
  • Microclima: temperatura, humedad y ventilación en los locales de trabajo: ha de ser confortable y agradable.
  • Ruido: el exceso de ruido puede ocasionar sordera.
  • Radiaciones: se ha de seguir la reglamentación preventiva y una estrecha vigilancia dosimétrica de su exposición.
  • Esfuerzo físico y postural: un esfuerzo físico puede ocasionar lesiones osteo musculares
  • Trabajo con pantallas de visualización de datos.
  • El trabajo a turnos y nocturno: provocan un desajuste entre el tiempo de trabajo, el biológico y el social
  • Nanotecnologías: es un campo por descubrir, pero se sospecha que pueden tener enormes impactos sobre la salud de los trabajadores.
Copyright © Selva&Lorente - 669 140 526 - Abogado laboralista en Alicante | Abogado Laboral Barcelona